TÓNICOS

¿Para qué necesitamos un tónico?

Con la de productos que ya tenemos, limpiadores, exfoliantes, hidratantes y …. ahora ¿un tónico?

Tal como su nombre dice: lo utilizaremos para tonificar nuestra piel y darle vitalidad a nuestro rostro. Pero también para finalizar una correcta higiene facial.

Una de sus funciones, es arrastrar la suciedad que no hemos podido eliminar con el limpiador o jabón facial y eliminar los restos de éstos.

"¿Has probado limpiarte la cara, y después pasar un algodón impregnado de tónico? 
¿Qué pasa?  
Si lo has hecho, has podido comprobar que realmente éste sale sucio. A medida que repites disminuye la suciedad."

La cantidad de suciedad en nuestro rostro, depende de nuestra higiene facial y de los factores externos, los cuales, estamos expuestos. Sobretodo la contaminación.

¿Qué propiedades tiene un tónico?

Además de limpiar y tonificar, obtenemos una sensación de frescor en la piel.

Pueden incluir diferentes tipos de ingredientes, como:

Calmantes: para pieles sensibles.

Revitalizantes: para pieles apagadas, normalmente minerales y oligoelementos.

Humectantes: evitan la sensación de sequedad en la piel.

También pueden tener propiedades hidratantes, reparadoras… y puede ser formulado formando parte de una línea de tratamiento ya sea para el acné, como para una línea de productos blanqueadores.

En el mercado encontramos muchos tipos de tónicos y para todo tipo de pieles, algunos llevan alcohol en proporciones bajas.
  
“No se os ocurra utilizar el alcohol  de 96º para limpiar y tonificaros la piel, ya que os puede resecar e irritar excesivamente la piel.”

¿Cómo lo utilizo?

Lo utilizaremos después del limpiador facial. Al limpiarnos la cara por la mañana y por la noche, el tónico también lo utilizaremos por la mañana y por la noche.

Impregnaremos un algodón y lo pasaremos por nuestro rostro suavemente, sin frotar.

"Sólo dos veces al día, como la limpieza facial."
----------

No hay comentarios:

Publicar un comentario